Con la ópera a todas partes: Cabanillas