Julián Gayarre


gayarre3Julián Gayarre: breve biografía

Sebastián Julián Gayarre y Garjón, uno de los más reconocidos tenores mundiales del siglo XIX, nació el 9 de enero de 1844 en Roncal (Navarra).

Hijo de modestos roncaleses, comenzó a trabajar muy pronto como pastor de ovejas. Una vez en Pamplona, se cuenta que tenía por costumbre cantar mientras trabajaba en la herrería de Pinaqui, por lo que un compañero le ofreció apuntarse al recién creado Orfeón Pamplonés.

Entró así en contacto con el mundo del solfeo de la mano de Conrado García, organista de la Catedral de Pamplona y mentor de Gayarre, quien le enseñó el método de Hilarión Eslava, maestro navarro de Burlada. Eslava quedó prendado de la voz de Gayarre y le ayudó a ingresar en el Conservatorio de Madrid como becario, donde ganó el segundo premio de canto en 1868.

Sus protectores y amigos de Pamplona le consiguieron una beca de la Diputación Foral de Navarra que le llevó a estudiar a Milán (Italia). Debutó en Varese en 1869 con “L´elisir de amore” (G. Donizetti), con grandísimo éxito (cantó la romanza “Una furtiva lagrima” momentos después de recibir un telegrama informándole de la muerte de su madre).

A partir de ese momento, su carrera fue imparable.

Triunfó en Bolonia, Roma, San Petersburgo, Moscú, Viena… En Italia alcanzó uno de sus más importantes logros haciendo triunfar a las óperas de Wagner, cuya música había tenido hasta el momento más detractores que seguidores. El maestro alemán dijo en cierta ocasión a Gayarre: “Tú eres el Lohengrin que yo había soñado”.
Su consagración definitiva llegó el 2 de enero de 1876, en el Teatro alla Scala de Milán, con la ópera “La favorita”
(G. Donizetti) siendo considerado a partir de entonces como el primer tenor del mundo.

Sus actuaciones en Londres, Viena, Buenos Aires, Rio de Janeiro, Madrid, Sevilla, Barcelona, Nápoles, París… le valieron el sobrenombre de “Senza rivali” en Italia, ”le Roi du chant” en Francia y “el Tenor de la voz de angel” en España.
En diciembre de 1889 accedió a cantar “Los pescadores de perlas” (G. Bizet) en el Teatro Real de Madrid, a pesar de encontrarse enfermo. Al atacar el Sí agudo del aria “Je crois entendre encore” se le quebró la voz y sufrió un desvanecimiento. Enfermo de bronconeumonía, murió en Madrid el 2 de enero de 1890 a los 46 años de edad. Dispuso que se le diera sepultura en su pueblo natal, Roncal. Sus restos descansan hoy en el cementerio de dicha localidad Navarra, bajo el mausoleo creado por Mariano Benlliure en 1901.

En 1903 se cambia el nombre al Teatro Principal de Pamplona, que pasa a llamarse Teatro Gayarre en memoria del tenor.

En 1990 se crea la “Asociación Gayarre Amigos de la Ópera de Navarra” (AGAO).

Julián Gayarre es una figura que aún hoy, más de un siglo después de su muerte, sigue despertando interés y admiración. Su casa de Roncal, convertida en la actualidad en Museo, recibe al año a miles de personas que, tras su visita, pueden conocer más aspectos tanto de la figura de Gayarre como de la música de su época.

A pesar de no existir grabaciones, a juzgar por su carrera como cantante, los testimonios de muchas personas que tuvieron la suerte de oírle cantar en los teatros, los comentarios de los propios compañeros de Gayarre, los compositores y los críticos musicales del momento, podemos afirmar que la voz de Julián Gayarre ha sido una de las más sobresalientes en la historia de la lírica.